UNO DE ESOS DÍAS DE FUGA
1633
post-template-default,single,single-post,postid-1633,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-demo-store,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-7.5,vc_responsive

UNO DE ESOS DÍAS DE FUGA

Música: Disculpe el señor. Joan Manuel Serrat. Disco Utopía (1991) /enlace a youtube–>

En esta sección de ojo al gato voy a ir contando cosas sobre cómo se fraguó  las obras que más han gustado. También publicaré relatos y contextos históricos. Además de sugerir un tema musical para acompañar la lectura.

Uno de esos días de fuga. Primero fue el boceto, luego la pintura y después un fotograbado. La pintura está vendida. El boceto me gustó como obra final y por eso estará a la venta en esta página pronto.

El boceto

El boceto realizado en 2011 es uno de los que sirvieron para realizar la obra final al óleo y el fotograbado. Es una obra única de técnica mixta. El planteamiento inicial del cuadro está realizado de forma matérica, es decir, utilizando elementos pegados al soporte y luego pintando con acrílico creo recordar. Así, los mapas del horizonte son mapas publicados en atlas impresos de manera industrial, el muelle sobre el que está la sillas y la silla están hechos en madera de balsa, y el barquito de papel es una papiroflexia en papel de periódico.

El resultado es realmente sugerente, con unos colores azules muy llamativos y por eso pienso que es una buena pieza para colgar en la pared.


Dimensiones 41 x 20 cm. Pronto estará a la venta por 100 € más gastos de envío en esta página.

La pintura

 

Es una técnica mixta sobre tabla de tamaño mediano. 100 x 50 cm. Sobre la tabla se pegaron mapas reciclados. Después pinté el mar, el cielo y la luna. A diferencia del boceto los mapas son menos evidentes, más sugeridos. Después pegué los elementos de madera de balsa y no estoy seguro de si el barco es una papiroflexia pegada o está pintado en perspectiva. Mi intención es reflejar la fragilidad con que los migrantes se lanzan a un mar en embarcaciones que hacen peligrar sus vidas. Dejan atrás su cultura (el muelle y las sillas) rumbo a un horizonte marcado por unos mapas de otras tierras, donde creen que encontrarán la prosperidad.

Este cuadro ha estado mucho tiempo en mi casa, porque me gustaba tanto que no quería venderlo. Pero al final está en buenas manos, en casa de buenos amigos que lo compraron para su disfrute y el mío cuando voy a verlos.

El grabado

A partir de una foto (en este caso de una obra original) se imprime un fotolito sobre un acetato transparente. Este fotolito es utilizado para impresionar una plancha de metal fotosensible mediante la exposición a una fuente de luz ultravioleta. Posteriormente se revela la plancha obteniendo una matriz. Con ella se entinta y se estampa la serie. Este proceso se repite estampa por estampa, por lo que el resultado final es una serie de originales que, aunque prácticamente iguales, nunca llegan a ser del todo exactos. Al terminar la serie se inutiliza la plancha para impedir que haya más ejemplares.

Este fotograbado fue realizado en 2011 a partir de la pintura del mismo título. La serie está compuesta por: 1 BAT y 125 ejemplares numerados estampados sobre papel de algodón Hahnemühle.
Dimensiones de la mancha 28 x 14,5 cm. sobre papel de 39 x 27 cm. Está a la venta en esta página al precio de 85 € más gastos de envío.

 

Un relato de ficción

Karima me ha dicho que ha decidido marcharse. Bueno, ella sabrá lo que hace. No comprendo cómo está tan desesperada si somos miles los que estamos en la misma situación. En Annäbah no se vive tan mal. Aquí en Argelia las cosas están un poco mejor. Es verdad que con lo que ha pasado en Túnez y Libia cada día viene más gente de esos países. Los ves desposeídos de todo, sucios, con hambre, vagando por nuestras calles, pero aquí somos gente hospitalaria y compartimos lo poco que tenemos con ellos. Bastante tienen con haber tenido que salir de sus países. Lo ocurrido hoy en Sidi Bouzid ha sido mala suerte. La policía tunecina no tardará en devolver el carro a ese pobre muchacho, aunque sin la fruta. Siempre se quedan con algo para ellos. Al menos a nosotros no nos han detenido nunca, así que Karima debería quitarse de la cabeza sus ideas de ir a Europa. Todo el mundo sabe que esas barcas son muy débiles. Temo por mi única hija. Pero ya es mayor de edad para decidir por su cuenta. Quizás yo también debería irme, quizás lo hiciera si fuera tan joven como ella, pero mis padres quieren que me quede, y que espere a ver qué pasa, aunque todo el mundo tiene uno de esos días…

Félix R.

 

Un poquito de historia real

El 17 de diciembre de 2010 en la ciudad de Sidi Bouzid (Túnez) un vendedor ambulante (Mohamed Bouazizi) fue despojado por la policía de sus frutas, su carro (su medio de vida) y su dinero. Unos días después de protestar en comisaría, decidió suicidase. Aunque desde mi punto de vista probablemente lo hizo más por desesperación que por motivos reivindicativos, es considerado por muchos el padre de la primavera árabe. Miles de tunecinos se rebelaron contra las malas condiciones y la corrupción en las que su país estaba envuelto. La revolución terminó con la caída del presidente tunecino y comenzó a extenderse por Libia, Siria, Yemen, Argelia, Egipto… prácticamente todos los países árabes.
Las consecuencias años después son terriblemente nefastas para la mayoría de esos países donde en el mejor de los casos no ha cambiado nada y en el peor se han sumido en guerras civiles y estados fallidos. Tan solo Túnez y Argelia parecen haber mejorado un poco en su situación.
En el año 2011 pinté un cuadro de técnica mixta que después ha sido también el origen de este fotograbado. La fragilidad de un barco de papel que emprende su camino hacia Europa, asumiendo un enorme riesgo, con la esperanza simplemente de mantener la vida. Atrás queda una silla vacía que representa todo aquello que pierde el migrante. Familia, cultura, arraigos. El cuadro está pintado sobre mapas pegados al lienzo, que se han perdido en la técnica de fotograbado. También escribí este relato corto de ficción cuyo protagonista es un padre argelino situado temporalmente en el día siguiente del “embargo” sufrido por Mohamed Bouazizi.

Un cómic.

Me resistí a leer “El cielo en la cabeza”. No quería enfrentarme a toda la dureza que suponía que se iba a expresar en sus páginas. Por aquél entonces estaba bastante sensible a la maldad y a la injusticia y pensé que me iba a resultar demasiado duro para este momento. No me equivocaba. Antonio Altarriba es Premio Nacional de Cómic y esta obra suya en concreto es impresionante. Con un dibujo espectacular de Sergio García y un color maestro de Lola Moral. Es un cómic redondo. Hay que estar fuerte de ánimo para leerlo, pero dice verdades como puños. Esas que la ultraderecha fascista intenta que obviemos para deshumanizar a los pobres, a los que sufren. Encontré el cómic de la biblioteca pública de Valladolid pero se puede encontrar en cualquier tienda de cómic decente (La parada de los comics en Valladolid) o muchas librerías (Sandoval, Valladoid). De hecho yo estoy pensando en comprarlo porque es uno de esos imprescindibles que me gustará tener en mi colección.